Hace apenas unos meses, escribimos un artículo acerca de cinco poetas africanas de gran renombre. Somos conscientes de que las autoras del continente sufren una doble discriminación (por raza y género), y consideramos que una pequeña muestra de cinco poetas no es suficiente para representar en su justa medida a una tradición con tal variedad de voces. Con este artículo queremos dar continuidad a una labor de divulgación que creemos más que necesaria.

Algunas de las autoras que os traemos en esta ocasión comparten muchos de los rasgos con los que definimos a la poesía africana en nuestro anterior artículo, sobre todo la «neurosis del colonizado» y la lírica rebelde y violenta. Otras, las más jóvenes, se alejan tanto del primer panafricanismo como del afropesimismo, tendiendo un poco hacia una vida nómada, marcada por un intenso activismo que, en palabras de NoViolet Bulawayo, de ningún modo conlleva un distanciamiento de sus raíces o una falta de «hambre de [su] país», sino, quizás, un constante viajar con su origen a cuestas.

 

Tanella Boni (1954), escritora y académica costamarfileña, quizás sea, junto a su compatriota Verónique Tadjo, una de las poetas más reconocidas del continente africano. Aunque también ha escrito novelas, ensayos y cuentos infantiles, son sus versos, intimistas y filosóficos, y cargados de reminiscencias mágicas tomadas de los cuentos tradicionales, los que han conquistado la posteridad.

 

Culto de las alianzas*

A toda traición corresponde una víctima
la vergüenza que repta en un ser infame
no es más que un espectro perdido en la opacidad
de la noche. El viento sopla con toda su fuerza.
La razón se pierde en los enigmas callados.
Y nosotros, vendedores de amor en medio de los hipócritas,
domesticamos los sueños y los presagios;
el rayo y la ceniza. Nadie escapa
a los encantos magnéticos. El destino
es siempre breve y el dolor absoluto.
Una suma de luchas: la vida.

*Traducción de Pablo y Myriam Montoya.

 

Filomena Embaló (1956), novelista y poeta angoleña, de orígenes caboverdianos, vivió gran parte de su vida en Guinea Bissau, para trasladarse finalmente a París. Recibió grandes elogios por su novela Tiara (1999) y casi diez años más tarde, por Coraçao cautivo (2008), su primer libro de poemas.

 

Los amos del mundo (fragmento)*

Ellos…
los amos del mundo
ahogaron el sueño
ahorcaron la esperanza
apagaron la vida
con un soplo
un chasquido de dedos
un altivo encogimiento de hombros…

Señores de todos los
destinos
intocables
en sus torres de cristal
robadas al sudor ajeno
vinieron
se llevaron todo
la risa
el llanto
el aliento
hasta los rostros desfigurados
por el dolor
y en la confusión de la huida
arrancaron los ojos
para que no los viesen
y los condenasen.

*Traducción de Mario Grande

 

Agnes Agboton (1960), nacida en la República del Benín, se trasladó a Barcelona con tan solo 17 años. Su obra aúna la tradición oral africana y su experiencia vital como emigrante en España. Es conocida principalmente por su obra Más allá del mar de arena, así como por sus antologías de cuentos y leyendas africanas y por sus libros de gastronomía.

 

La inútil muerte*

Han quedado sobre la tierra
los oscuros cuerpos de los hombres de inútil muerte,
y en el oculto corazón de los demás arde todavía la llama del odio estúpidamente despierto.
Inútil odio.

En un apacible cobijo
de hermosas paredes
todo ha sido cambiado;
dos hombres importantes se han sonreído, se han dado la mano.

De nuevo todo inútil,
la lucha de los vivos,
la muerte de los muertos.

De nuevo todo inútil,
el hambre…

*Traducción de Manuel Serrat Crespo

 

Mildred Barya (1976) es una poeta y autora de relatos ugandesa que ha recibido una gran cantidad de premios literarios. Además de su trabajo como periodista, es conocida por ser miembro fundadora de African Writers Trust, una organización que trata de tender puentes entre los autores de la Diáspora y los residentes en el continente africano.

 

Una gota de sangre

 El día de mi primera regla
mi madre exclamó:
«¡Ahora eres mujer!»
Entonces me pregunté:
¿Qué había sido antes?
¿Y cómo me ha hecho mujer
una gota de sangre?
*
Cuando llevaron a mi hermano al círculo,
se estremeció al sentir el cuchillo afilado.
pero los ancianos lo convencieron:
«No muestres temor,
no debes tener miedo.
Tan pronto como cortemos la piel
serás hombre».
*
Cuando madre tenía a Junior
tan pesado en su vientre
apartaba la mesa
y se abatía sobre el fregadero.
El día que la llevaron al hospital
una bolsa de agua cayó al suelo
junto a una gota de sangre.
Gritó mi padre: “¡Mujer!”
*
Leí en Las Sagradas Escrituras
cómo crucificaron al Hijo del Hombre.
Antes de su último aliento,
manaron el agua y la sangre.
Y en ese momento se convirtió en Hombre
el que era Dios.
*
Supongo que hay algo en una gota de sangre
que nos hace mujeres y hombres.

 

TJ Dema (1981), nacida en Botswana, es una reconocida poeta y periodista. Es la presidenta de la Asociación de Escritores de su país. Pertenece al famoso colectivo de spoken word Sonic Slam Chorus, con el que ha girado por medio mundo.

 

Escribir*

Primero el sentimiento se exhuma solo
no lo puedes llamar
debe preguntar por ti, nombrándote
y cuando la primera ola golpea
tu pecho está endurecido de aires viejos.
Desabróchate, flota
no te aferres ni te ocultes
no intentes arenar tus playas con costales
tú eres yute
un reloj de arena con hambre de duna y viento.
El verdadero trabajo comienza y termina con la liberación.

*Traducción de Sebastián Velásquez Escobar

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: